Banner

COMO SELECCIONAR UN ARQUITECTO PARA MI PROYECTO.

 

1- ¿Cuanto me costará?

El costo de un proyecto suele estar entre un 6 y un 10 % del costo total de la obra. Esto dependerá de las dimensiones del proyecto. Para proyectos más pequeños, el por ciento se acerca más al 10 y a medida que es más grande se acerca más al 6.

Un proyecto pequeño es una casa, uno grande es un aeropuerto.

 

2- ¿Cuál es su experiencia y conocimientos? ¿Me gusta su estilo?

Es recomendable preguntar a vuestros amigos y conocidos para obtener referencias. Mire otros proyectos del candidato para ver si encaja en sus gustos y preferencias.

 

3- ¿Cómo lograr que elabore un proyecto a mi gusto?

Lo más importante es tener las ideas lo más claras posibles antes de hacer el encargo. Esto le hará ganar tiempo y ahorrar dinero. Los cambios a posteriori pueden ser facturados adicionalmente, dependiendo del arquitecto. Estos se facturan por horas y suelen ser más costosos.

 

4- ¿Qué información debo proporcionarle?

Es básico que proporcione la cantidad de locales, sus preferencias en cuanto a disposición y los recursos económicos que puede invertir. A esto se le llama programa y en el caso de una casa, vendría a ser cantidad de habitaciones, baños etc. Si prefiere el comedor separado de la cocina o integrado con esta o con el estar, si quiere piscina, terraza etc. El arquitecto realizará un primer croquis donde podrá saber los costes aproximados y los honorarios estimados.

 

5- ¿De qué forma intervendrá en la construcción?

El arquitecto elabora una documentación con la cual el constructor realizará la obra. No es el constructor. Es vuestro aliado para que este último realice la obra con calidad. Los tiempos de ejecución los da el constructor dependiendo de los recursos, equipamiento y mano de obra de que dispone.

 

6- ¿Habrá extras?

Los extras surgen cuando no se han tenido en cuenta las recomendaciones anteriores. Debido a ello, son necesarios cambios en el proyecto que significan horas adicionales de trabajo a facturar y que el arquitecto pierda implicación e interés.

 

Recomendaciones.

1- Un arquitecto con mucho trabajo, puede implicarse menos y demorar su proyecto. También puede cobrar menos y viceversa.

2- Es preferible un arquitecto implicado a uno estrella que delegue su trabajo en un ayudante, el cual será quien elaborará realmente su proyecto y con el que pocas veces tendrá usted contacto.

3- Un arquitecto mal pagado le dará a cambio un proyecto al que tratará de dedicarle el menor tiempo posible. Tenga esto en cuenta.